fbpx

«Para mi mujer, contar simplemente con su apoyo le supuso una notable tranquilidad. Recuerdo con emoción el abrazo que nos dimos Carlotta y yo cuando mi mujer ya tenía en su pecho al precioso Víctor. Cuando pienso en ese momento, aún me emociono.»